Cómo funciona el abono

How Compost WorksEl abono se forma solo, es un fenómeno natural. Si junta un montón de hojas y ramitas en el rincón del jardín, finalmente se dará cuenta de que se convirtió en un material oscuro, quebradizo y esponjoso: es abono. Si bien puede dejar que el abono se haga por sí solo, también puede acelerar el proceso si lo entiende.

Los encargados de descomponer la sustancia orgánica son los microorganismos, hongos, y fauna terrestre (lombrices de tierra, ciempiés, hormigas, etc.). Usted obtendrá abono en forma más eficiente si diseña un medio ambiente que provea las condiciones ideales para estos organismos.

Generalmente, la descomposición tarda desde pocos meses hasta varios años. Sin embargo si crea las condiciones óptimas para los descomponedores, obtendrá abono más rápidamente, tal vez en tan solo 14 días.

Empiece eligiendo los ingredientes apropiados

Para producir abono, los descomponedores necesitan cuatro elementos: carbono, nitrógeno, agua y oxígeno. Use estos ingredientes de una manera balanceada, y obtendrá rápidamente un abono terminado de los materiales naturales.

Carbono. Materiales ricos en carbono (llamados marrones) se identifican como los alimentos que proporcionan energía para los descomponedores. Los materiales con alto contenido de carbono son generalmente marrones o tostados, duros y secos. Algunos ejemplos son los choclos, los tallos de maíz, las hojas secas, la paja, y los diarios cortados en tiras.

Nitrógeno. Los materiales con alto contenido de nitrógeno (llamados “verdes”) proveen proteínas a los descomponedores. Muchos materiales ricos en nitrógeno son verdes y húmedos, tales como plantas anuales gastadas, recortes de pasto y podas de jardines. Las sobras de la cocina entran dentro de esta categoría, incluso los ingredientes que no son verdes, como los posos de café y las cáscaras de huevo. Aunque el estiércol o las comidas (harina de sangre, algas marinas, etc.) no son verdes o húmedos, son una excelente fuente de nitrógeno.

Agua. Como los otros seres vivos, los descomponedores necesitan de humedad para sobrevivir. ¿Cuánta agua es necesaria? La regla general es mantener la pila de abono tan húmeda como una esponja bien escurrida. Puede regar la pila de abono si está seca. Si cubre el abono con una lona o usa un contenedor cerrado puede contribuir a regular la humedad.

Oxígeno. El ejército de organismos descomponedores también necesitan de oxígeno para funcionar mejor. Mientras los materiales comienzan la descomposición en su pila, las bolsas de aire desaparecen. Es esencial incorporar algún método para introducir oxígeno a la pila como por ejemplo darla vuelta. El mismo efecto tienen los respiraderos en los recipientes de abono fabricado. Para los sistemas de fabricación de abono caseros, considere construir la pila lejos del suelo, en una paleta o capa de ramas. También puede insertar uno o dos pedazos de tubos plásticos perforados de 4 pulgadas (alrededor de 10 cm) en el centro de la pila, y girarlos con fuerza semana por medio para aumentar la corriente de aire en el abono.

Cuando tenga los ingredientes correctos en las proporciones adecuadas, ocurrirá la descomposición rápidamente. El proceso de descomposición produce calor, lo que es vital para eliminar las semillas de malezas, patógenos de plantas, y organismos que causan enfermedades. Si da vuelta la pila, se asegura de que se mantiene el calor adecuado para producir abono sin problemas.

Sigue una receta, o no

La proporción ideal de materiales marrones (ricos en carbono) y de materiales verdes (ricos en nitrógeno) en una pila de abono es 25:1. A las pilas de abono con mucho marrón y poco verde les lleva años el proceso de descomposición. Si tienen demasiado verde y no suficiente marrón producen una pila húmeda y olorosa.

No es necesario llegar a la proporción exacta de 25:1 para que haya descomposición. Recuerde, esto es un proceso natural. Tenga en cuenta este enfoque:

  • Coloque capas de materiales para hacer la pila, de 3 a 4 veces tanto marrón como verde. Para una descomposición más rápida (llamada “descomposición caliente”) coloque en capas los materiales marrones y verdes en una proporción de 1:1.
  • Forme capas de 3 a 4 pulgadas (de 7,5 a 10 cm) de ancho.
  • Esparza una media pala de abono terminado o de la capa superior del suelo (ambos contienen descomponedores) entre las capas.
  • Riegue capas alternativas.