Las habas de las indias están mejor que nunca

Es difícil imaginar flores más hermosas que las habas de las indias. Sus maravillosos colores pastel son razón suficiente para cultivarlas. Su fragancia, su maravillosa y dulce fragancia, no se compara con ninguna otra e inunda el jardín durante la primavera. Y en interiores, nada anuncia la primavera como el fresco y embriagador aroma de las habas de las indias.

Estas flores nunca vinieron en tantas formas. Las variedades reliquia como la “Old Spice Mix” producen racimos de flores menos vistosas pero tienen una fragancia intensa y embriagadora. Las variedades de floración temprana como la “Early Multiflora”, florecen durante toda la temporada, especialmente en las regiones con inviernos suaves. Las variedades de floración de verano como la “Galaxy”, son resistentes al calor y florecen hasta bien entrado el verano. Las variedades compactas como “Knee-Hi” y “Bijou” se pueden cultivar sin la ayuda de un enrejado.

En las regiones donde los inviernos son suaves y el suelo no se congela, es mejor plantar las habas de las indias en otoño. En las zonas más frías, espere hasta la primavera para plantar. Las habas de las indias son fáciles de cultivar a partir de semillas plantadas a 1 pulgada de profundidad y con 3 a 4 pulgadas de separación. Para acelerar la germinación, antes de plantar remoje las semillas en agua durante la noche. Plántela bajo el sol. La mayoría de las variedades necesitan un soporte resistente para trepar, como por ejemplo un enrejado de cuerdas o una cerca de alambre. Proteja los almácigos jóvenes de las babosas y los caracoles.