Cuidados de las hortalizas de verano

En pleno verano, los jardines de hortalizas crecen a pasos agigantados proporcionando gran abundancia de productos frescos, deliciosos y saludables. Es una época maravillosa para el jardín. También debe ser una época de diligencia para proporcionar a las plantas todo el cuidado que necesitan para mantenerlas en producción hasta el otoño.

Estas son algunas de las cosas que puede hacer para mantener su jardín de hortalizas saludable y productivo:

Riegue con regularidad. Si deja que las plantas de hortalizas se sequen, muchas dejarán de producir, y de lo contrario, sufrirá la calidad de la cosecha: los tomates, los pimientos y las berenjenas sufrirán podredumbre apical, los pepinos tendrán un sabor amargo, las espigas del maíz no se llenarán de granos y las alubias se tornarán duras y fibrosas. Por lo tanto, mantenga el suelo húmedo especialmente durante los períodos cálidos. Riegue profundamente (por lo menos hasta 12 a 18 pulgadas, permita que el suelo se seque parcialmente y vuelva a regar.

Abone. Extienda una capa de 2 a 3 pulgadas de mantillo orgánico fresco, como abono orgánico, alrededor de la base de las plantas para mantener el suelo frío y también para disminuir la evaporación y las malezas.

Arranque las malezas. No permita que tomen el control. Las malezas compiten con las plantas de hortalizas por la luz, el agua y los nutrientes. Y por lo general ganan la competencia.

Coseche con frecuencia. Visite el jardín como mínimo día por medio para cosechar las hortalizas maduras. La mayoría de las plantas de hortalizas, incluyendo las alubias, los pepinos, las calabazas, los pimientos y las berenjenas, dejan de producir si no se las cultiva con frecuencia. Si no puede consumir todo lo que cosecha, comparta su abundancia con los vecinos.

Continúe plantando. En las zonas con inviernos más benignos, la cosecha se puede prolongar hasta el invierno y hasta puede haber tiempo para otro cultivo de hortalizas de verano de maduración rápida como habas y calabazas. En muchas regiones, el mes de agosto es ideal para plantar hortalizas de estaciones frías como brócoli, coliflor, acelga, habas y lechuga. Los días más cortos del otoño y el clima más frío son ideales para la maduración. Para conocer las fechas exactas de plantación, consulte en la oficina de extensión cooperativa de su estado.

Fertilice. Mantenga el crecimiento vigoroso de los vegetales de maduración tardía aplicando fertilizante con nitrógeno en forma esporádica. Pero no fertilice en exceso las plantas que ya están produciendo. El exceso de nitrógeno provoca que algunas hortalizas, en especial los tomates, dejen de producir.

Utilice protectores para extender la estación. En zonas de estaciones cortas donde las heladas pueden producirse en cualquier momento, proteja las plantas con cubiertas flotantes. Las cubiertas flotantes, disponibles en viveros y centros de jardinería, están confeccionadas con un género ligero que transmite la luz y el agua pero que atrapa el calor para acelerar la maduración y proteger del frío.

Controle los insectos. Vigile de cerca para controlar si hay plagas de insectos. Si tiene algunas, puede sacar a mano y destruir (píselas o vierta un tarro de agua jabonosa) gusanos picudos del tomate, escarabajos del pepino y saltamontes donde sea que los vea. Si el problema persiste, contemple la posibilidad de aplicar una solución en cuya etiqueta se indique que puede usarse en hortalizas.