Bulbos que florecen en verano

Si se habla de bulbos, la mayoría de los jardineros piensa en bulbos plantados en otoño y hermosas flores que florecen en primavera como los narcisos y los tulipanes. Pero existen muchos otros bulbos que, cuando se plantan en primavera, florecerán durante todo el verano. Entre ellos las begonias tuberosas que producen flores espléndidas en casi todos los tonos con excepción de azul y púrpura. Las begonias vienen en plantas de muchas formas diferentes, desde erguidas a rastreras, aman la sombra y se desarrollan perfectamente en macetas. Las dalias también son bulbos de verano versátiles que florecen en la mayoría de los colores. Según la variedad, la altura de la planta varía desde menos de 1 pie a más de 6 pies. Las flores pueden ser pequeñas y delicadas o grandes y arrolladoras (algunas pueden extenderse más de 1 pie de ancho). Las espigas altas de la flor del gladiolo son flores de corte ideales.

Plante algunos bulbos cada pocas semanas y tendrá flores frescas hasta el otoño. Los caladiums son bulbos amantes de la sombra que se cultivan por sus grandes hojas con intrincado diseño de colores en tonos de blanco, verde, rojo y rosado. También son ideales para cultivar en macetas.

Los viveros también tendrán otros bulbos de verano incluyendo calas, lirios araña y lirios del paraíso. Asegúrese de plantar los bulbos a la profundidad correcta (las etiquetas de los viveros por lo general proporcionan la información cultural necesaria). En las zonas de inviernos fríos, los bulbos tiernos deberán ser desenterrados en el otoño y almacenados durante el invierno en un área protegida.