Fortalezca las plántulas antes de plantarlas

Fortalezca las plántulas antes de plantarlas Antes de que sus plántulas pasen del alféizar de la ventana a los maceteros, necesitan aclimatarse en condiciones de crecimiento al aire libre. El proceso de transición de las plántulas desde condiciones de crecimiento interior protegidas hasta un ambiente a la intemperie lleno de viento, frío y luz solar directa es lo que se llama endurecimiento.

Aborde este proceso lentamente, en el curso de una o dos semanas, y obtendrá plántulas robustas aptas para soportar lo que la naturaleza le depare. Si apura el proceso, usted puede quemar, dañar e incluso matar a las plantas jóvenes.

Comience lentamente

Endurezca las plántulas frágiles en el transcurso de 6 a 14 días. La idea es exponer a las plantas gradualmente a condiciones externas, cada día incrementando de a poquito el tiempo que pasan en el exterior.

Aminore el riego gradualmente durante el período de endurecimiento. No deje que las plántulas se marchiten, pero tampoco las mime demasiado agregandole agua todo el tiempo y manteniendo el suelo húmedo.

No fertilice las plántulas por 3 a 4 días antes de empezar el endurecimiento. No las vuelva a fertilizar hasta que plante las plántulas en el jardín.

Brinde protección

Al principio ubique las plántulas al aire libre en un lugar protegido: del viento y la luz solar directa. Dia tras día exponga las plantas otros 30 a 60 minutos bajo la luz solar filtrada. Planifique exponer las plantas a la luz solar directa de la mañana, y por último al sol del mediodía. Al finalizar el periodo de endurecimiento, las plántulas ya deberán recibir la misma cantidad de luz solar que la que recibirán en el jardín.

Guarde las plántulas en el interior las dos primeras noches. Si el traslado de las plántulas de un lugar a otro es muy complicado, ubíquelas en un lugar parcialmente cubierto durante unos días. Algunas opciones son un lugar debajo de un árbol o una mesa de picnic, un porche cubierto, o un área contigua a la edificación donde la sombra de la estructura le brinde refugio a las plántulas. Después de tres a cuatro días, mueva las plántulas a un lugar ligeramente más soleado.

Controle la temperatura

Esté alerta cuando el pronóstico informe que habrá bajas temperaturas por la noche. Si las temperaturas son casi bajo cero, traslade las plántulas al interior o cúbralas con una cubierta en hilera de poliestireno de cristal hilado, que proteja a las plantas de las heladas mientras que permite el paso del agua y la luz solar. Tendrá la mejor protección contra las heladas cuando aplique esta cubierta ya que no roza el follaje.

A menos que se hayan pronosticado temperaturas bajo cero, deje las plántulas al aire libre toda la noche a partir de la tercera y cuarta noche. Ubíquelas cerca de una contrucción o debajo de una mesa para brindarle protección. A partir de la sexta noche expóngalas en el exterior sin ninguna protección.

Hora de plantar

Después de que las plántulas tengan una semana más o menos de endurecimiento, verá que los tallos están más robustos. Traspase las plantas al jardín en un día nublado o lluvioso cuando el viento esté calmo. Riegue las plántulas con una solución fertilizante de concentración media.

Luego del trasplante, continúe protegiendo las plántulas de las amenazas de vientos fuertes, heladas, granizo o chaparrones intensos. Proteja las plantas debajo de baldes, cubiertas en hilera o campanas. Una jarra plástica de 1 galón con la parte inferior removible es una buena campana para plántulas.