Signos de estrés en el césped de verano

Signos de estrés en el césped de verano En pleno verano, el césped puede perder fuerza y cambiar fácilmente su aspecto lozano por uno crujiente y de tonalidades marrones. El césped se torna de color marrón por diferentes motivos. La alimentación de los insectos, la sequía, la compactación del suelo u otros factores se pueden combinar con el calor para dañar al césped. En tal estado de debilidad, el césped es más susceptible al ataque de las malezas y de los insectos.

Un simple trabajo de investigación puede dejar al descubierto a los culpables de producir los céspedes marrones del verano. Sepa qué tiene que buscar cuando el césped se vuelve marrón y qué tiene que hacer para mantener al césped saludable.

Estrés producido por la sequía

Como ocurre con cualquier planta, las altas temperaturas del verano y la falta de agua afectan el césped: lo marchitan, lo tornan de color marrón y hasta lo secan por completo. Sepa cómo reconocer el estrés producido por la sequía:

  • Localice un parche marrón e intente arrancar el césped. Si no se desprende del suelo con facilidad y está arraigado con firmeza es probable que esté marrón por causa de la sequía.
  • Introduzca un destornillador en el suelo tanto en las áreas de césped marrón como en las de césped verde. Si el metal se desliza con facilidad en el área de césped verde pero no penetra en la de césped marrón, el suelo está seco. Si el suelo es rocoso, cave un orificio pequeño para comprobar la humedad.
  • Observe el césped en toda su extensión. Cuando la sequía es la causante, los parches marrones aparecen al azar y son irregulares. El césped próximo al cabezal del aspersor puede estar verde mientras que el que está más lejos está marrón. Las áreas de césped que están a la sombra permanecen más verdes mientras que las que están bajo el sol se tornan marrones debido a la sequía. El césped que crece en lugares bajos permanece verde mientras que el de las zonas más altas se vuelve marrón.
  • Conozca los primeros signos del estrés producido por la sequía. Cuando alguien camina sobre el césped las huellas quedan marcadas. El pasto azul de Kentucky se vuelve grisáceo mientras que otros céspedes toman un color más oscuro. También, los limbos del césped pueden marchitarse.

Período de letargo

En las épocas cálidas y secas, tanto los céspedes de estaciones frías como los de estaciones cálidas pueden entran en letargo para protegerse. Si el césped recibe suficiente humedad, el crecimiento merma y los limbos permanecen verdes. En las épocas de sequía prolongada sin riego, el césped se torna marrón. Si esto ocurre, no lo riegue a menos que planee continuar con el riego durante todo el verano. Cuando el césped sale del período de letargo, las raíces han consumido su reserva de alimento y las plantas están más susceptibles al estrés.

No permita que los céspedes recién establecidos entren en letargo. Al tener un sistema de raíces limitado, el césped nuevo podría no sobrevivir el letargo sin sufrir un daño importante.

Aunque varía según la región, el césped que entra en letargo completamente, mientras se lo riegue, recién se tornará verde después de tres a cuatro semanas. Aunque se riegue el césped más de la cuenta, no se puede apresurar su salida del letargo. Podría ser necesario volver a plantar el césped que ha entrado en letargo, en especial, cuando se trata de céspedes de estaciones frías.

Insectos

Los céspedes también se tornan marrones durante el verano como consecuencia de la actividad de los insectos.

  • Para determinar si hay insectos que mastican las raíces, tire del césped marrón con firmeza. Si sale del suelo con facilidad y si se observan pocas raíces o ninguna, es posible que se deba a los gusanos blancos. Para informarse acerca de cómo controlar a los gusanos y cómo identificar una plaga de gusanos en su jardín, lea Cómo enfrentar a los gusanos del jardín.
  • Existen otros insectos que se comen los limbos del césped y hacen que los parches de césped tengan el aspecto de haber sido cortados en exceso.

Los insectos que atacan al césped durante el verano incluyen a los gusanos blancos, las chinches del maíz, las orugas de tierra, las lombrices soldado, y el anillador del arándano. Consulte en su oficina de extensión local cuáles son las plagas que afectan los diferentes tipos de céspedes de su región, cuáles son los mejores métodos para el control de los insectos y cómo enfrentar una plaga.

Prácticas culturales

Fertilizar los céspedes de estaciones frías durante el verano, cortar demasiado el césped y regarlo más de lo necesario son prácticas que pueden debilitar la hierba al punto de que el césped resulte poco espeso y deje el suelo más expuesto a las malezas y a los insectos.

El césped que se usa en forma frecuente para estacionamiento o que no recibe aireación con regularidad es más propenso a tener un suelo compacto que produce un césped con pocas raíces y que lucha por sobrevivir, aún cuando tenga abundante humedad. Evite el excesivo tránsito de personas o de vehículos sobre el césped durante la época de sequía.

Enfermedades del césped

El verano es también la época durante la cual muchas enfermedades del césped se desarrollan, y los céspedes que están estresados a causa de la sequía son más susceptibles a los organismos que producen enfermedades. Otras condiciones que predisponen al césped a contraer enfermedades incluyen: el riego sistemático después de que oscurece y el corte con una cuchilla roma que rasgue el césped. Los bordes irregulares y rasgados crean más lugares de ingreso para que los organismos que producen enfermedades entren en los limbos del césped. Para conocer más acerca de las enfermedades del césped, consulte la Guía de las enfermedades más comunes del césped donde encontrará información útil y productos para el cuidado del césped que le ayudarán a mantener un césped saludable durante todos los cálidos días del verano.