Ayude a las macetas a pasar el invierno durante el clima frío

Overwintering ContainersA medida que el otoño se disipa y el invierno comienza a golpear en la entrada del jardín, proporcione a sus macetas, y al contenido sensible a la helada, cuidado específico para ayudarlos a sobrevivir.

Elija las macetas apropiadas. Cuando opte por incluir jardines en macetas de exteriores en su plan de jardinería, seleccione la maceta cuidadosamente. Las macetas de terracota y cerámica absorben la humedad, que se expande cuando se congela y agrieta la maceta. Los recipientes de metal, cemento y madera generalmente manejan bien el congelamiento, así como también las macetas de fibra de vidrio y resina. Algunas macetas de plástico también sobreviven bien el invierno, pero pueden volverse frágiles con el tiempo. La luz del sol de invierno puede decolorar las macetas de fibra de vidrio y resina.

Consienta a esas macetas. Muchos fabricantes sugieren vaciar las macetas, ponerlas boca abajo y elevarlas sobre tablas angostas o ladrillos durante el invierno. Otros sugieren trasladar las macetas a un cobertizo o garaje no calefaccionado. En el caso de las macetas pesadas que no se pueden mover, llene la maceta hasta el borde con tierra o abono para evitar la acumulación de agua, que se puede congelar, expandir y agrietar el borde de la maceta. Algunos jardineros también cubren la parte superior de la maceta llena con una capa de paja de 3 a 4 pulgadas sujetada con arpillera atada alrededor de la maceta.

Cambie las plantas. Para asegurar la supervivencia de la planta en macetas durante el invierno, seleccione plantas resistentes para dos zonas inferiores a la suya. De lo contrario, levante las plantas de las macetas para el invierno e introdúzcalas en el suelo en un cantero, huerta o cerca de un cubo de abono. El suelo aísla las raíces y ayuda a las plantas a sobrevivir el invierno. Coloque las plantas en el suelo a 1 ó 2 pulgadas de profundidad de lo que normalmente se ubican en una maceta. Regrese las plantas a las macetas en primavera.

Abone los crisantemos. En el tercio norte del país, los crisantemos de jardín plantados en otoño muy probablemente no sobrevivirán durante el invierno incluso si los traslada a canteros en el suelo. Mejore sus posibilidades omitiendo las macetas y colocándolos en el suelo al comienzo del otoño. Los crisantemos tienen raíces poco profundas, y los ciclos de congelamiento-descongelamiento del invierno pueden hacer salir las plantas de la tierra, exponiendo las raíces. Para ayudar a prevenir esto, cubra las plantas después de que el suelo se congele con abono suelto que permita el riego y el flujo de aire. Materiales tales como hojas de otoño cortadas o paja dan buenos resultados. Cubra la planta por completo con una capa de hasta 8 pulgadas de profundidad.

Proteja las plantas tropicales. Las delicadas plantas tropicales tienen diferentes grados de tolerancia al frío. Plantas como las Clerodendrum ugandense (mariposas azules) necesitan protección cuando las temperaturas descienden por debajo de 45° F. El helecho cuerno de alce sobrevive hasta los 35° F. La mayoría de las fucsias no resistentes deben llevarse a interiores cuando las temperaturas descienden a menos de 30° F. Investigue las tolerancias al frío específicas de sus plantas tropicales favoritas.

Lleve las plantas tropicales a interiores para que pasen el invierno en una habitación fresca con luz desde una ventana. Riegue levemente las plantas durante el invierno. El objetivo es mantener vivas las raíces; si se caen las hojas y las ramas quedan desnudas, no se preocupe. Desarrollarán las hojas en la primavera cuando agregue una pequeña cantidad de abono al suelo y lo fertilice.