Cómo cosechar y conservar hierbas

How to Harvest and Preserve HerbsLas hierbas frescas del jardín brindan a sus platos favoritos los sabores del verano. Pruebe con estas formas fáciles de conservar la cosecha para que pueda disfrutar del sabor fresco recién extraído más allá de la temporada de crecimiento.

Consejos para la cosecha

El sabor de las hierbas proviene de los aceites esenciales que contienen las hojas, flores o semillas. El objetivo es programar la cosecha para el tiempo en que los aceites estén en su mejor momento. Siga estos consejos para recoger las hierbas más sabrosas:

  • Recógelas temprano durante la mañana, después de que el rocío se seque pero antes del calor del mediodía. Evite recoger materiales húmedos.
  • Para que las hojas sean más gustosas, coseche después de que aparezcan los capullos de flores pero antes de que abran.
  • Para obtener flores más gustosas, recoja antes de que abran los capullos.
  • Empiece a cosechar las hojas a comienzos de la temporada, tan pronto como las plantan tengan suficientes tallos para mantener su crecimiento. Con plantas jóvenes que tengan pocas hojas, saque algunas para evitar un retraso en el crecimiento. Para plantas establecidas, más grandes, coseche hasta tres cuartos de tallos de una vez.
  • En regiones frías, interrumpa la cosecha de hierbas perennes cuatro semanas antes de la fecha promedio de heladas. Coseche hierbas anuales hasta las heladas.

Cómo conservar

No es difícil conservar las hierbas exitosamente. Siga uno de estos métodos comunes.

Congelación

La congelación es la forma más efectiva de conservar el sabor, color y nutrientes. Las hierbas congeladas generalmente retienen en sabor durante 3-6 meses. Úselas para condimentar sopas, salsas cocidas, panes y guisos. Hay tres formas de congelar hierbas:

  • Lave los tallos cosechados, saque las hojas y póngalas en bolsitas para freezer. Para usarlas, extraiga o corte una parte de hojas del manojo principal. Córtelas y agréguelas a su receta.
  • Congele las hojas lavadas en forma individual en una bandeja plana. Una vez congeladas, colóquelas en bolsitas para freezer. Use hojas individuales según sea necesario.
  • Lave las hierbas y píquelas bien finas. Colóquelas en cubeteras y llénelas con agua. Una vez que se forme el hielo, sáquelo de la cubetera y guárdelos en bolsas de plástico para freezer. Haga combinaciones particulares de hierbas usando este método mezclando varias hierbas en cada cubo de hielo.

Las mejores hierbas para congelar hojas individuales: Cebollinos, cilantro, melisa, menta, perejil, romero, salvia.

Las mejores hierbas para congelar raíces completas: eneldo, romero, estragón, tomillo.

Secado

Secar las hierbas es un método simple y muy conveniente para conservar. Las hierbas secas generalmente retienen su mejor sabor hasta por 6 meses. Es ideal almacenar las hierbas secas en frascos de vidrio herméticos o latas de metal; evite las bolsas plásticas. Las hojas enteras retienen el sabor por más tiempo que las hojas trituradas. Almacene las hojas enteras, y desmenúcelas o macháquelas cuando las cocine. Úselas para condimentar sopas, guisos, panes, salsas cocidas, té, y postres.

Hay varios métodos para secar hierbas. Puede colocar en el microondas pequeñas cantidades de hierbas, pero es probable que se sequen demasiado y disminuyan los aceites esenciales. Un deshidratador eléctrico con baja temperatura (80-90 grados) también da buen resultado. Seque siempre un tipo de hierba a la vez, y siga las instrucciones del manual del deshidratador.

Secar con aire es probablemente lo más fácil. A una temperatura óptima de secado de 80-90 º F, las hierbas se secan en unos pocos días.

Para airear las hierbas secas, necesita un lugar que sea cálido, oscuro y seco con buena ventilación. Un ático, desván de un granero o cobertizo son buena elección. Siga uno de estos métodos:

  • Para el secado por criba, distribuya las hierbas en una capa simple sobre la criba. Cubra con una capa simple de bambula si está secando las hierbas en un entorno húmedo. Ubique las bandejas en el área de secado.
  • Seque las hierbas de hojas pequeñas como el tomillo u orégano juntando los tallos en pequeños ramos y colgándolos de arriba para abajo. Si el área de secado está lleno de polvo, coloque los ramos en bolsas de papel con agujeros hechos en ellas para permitir la circulación de aire.

Cualquiera sea el método elegido, controle las hierbas diariamente. Cuando las hojas estén totalmente secas y crepitantes al tacto, colóquelas en los frascos. Para las hierbas atadas, saque las hojas secas de los tallos y colóquelas en frascos.

Las mejores hierbas para secado: albahaca, eneldo, hinojo, menta, orégano, perejil, romero, salvia, estragón, tomillo.