¿Cómo las rosas obtienen sus nombres?

RosesUna frase famosa de Shakespeare dice que una rosa con otro nombre olería exactamente igual de dulce. Pero para los cultivadores de rosa que pasan años desarrollando una rosa, el nombre es muy importante y no le quedaría bien cualquier nombre.

Celebridades, familia e incluso famosos eventos todos están en el mismo nivel de inspiración potencial para los nombres de rosas. Aprenda cómo una rosa obtiene su nombre y por qué algunas rosas resultan tan conocidas, mientras que otras desaparecen lentamente.

Cómo nacen las rosas

El desarrollo de una rosa desde plantín hasta convertirse en un producto comercial lleva alrededor de una década. Los cultivadores de rosas inician el proceso realizando cientos de cruzas entre rosales. Esas cruzas generalmente dan un total de 3.000 a 5.000 semillas, casi la mitad de las que germinan.

Los cultivadores califican a los plantines cuando crecen, extrayendo aquellos que son débiles o susceptibles a enfermedades. Los plantines que anduvieron bien son injertados sobre rizomas en un campo de viveros, donde crecen durante varios años. Los viveros Dickson de Irlanda del Norte, cuyos dueños son la familia cultivadora de rosas más antigua del mundo, informan que apenas una en 100.000 cruzas de rosas realmente resulta una rosa comerciable.

De donde viene el nombre

El nombre elegido para las rosas son todos importantes. Los cultivadores generalmente eligen un nombre que ayuda a describir la herencia de la rosa. Los comerciantes quieren un nombre que venda y que se convierta en la próxima palabra común de la familia.

Por ejemplo, “Radrazz” es el nombre del cultivador para la conocida rosa Knock Out. La hermosa rosa Julia Child amarilla lleva el nombre del cultivador “WEKvossutono”. Es fácil ver porqué incluso los aficionados de rosa encuentran los nombres de cultivadores difíciles de recordar.

Algunos nombres de rosas han pasado la prueba del tiempo, como Peace o Queen Elizabeth. Otros, como Knock Out o Flower Carpet han entrado en la moderna gentileza vernacular de programas inteligentes de marketing y amplia disponibilidad a través de negocios de venta minorista.

A comienzos del siglo 20, los cultivadores de rosa nombraron a las rosas como los miembros de su familia. Un clásico es la rosa Dorothy Perkins, que lleva el nombre de la nieta del cultivador de rosas Charles Perkins de las rosas Jackson & Perkins.
En la década de 1950, en una campaña para popularizar las nuevas rosas, la inspiración de los nombres de rosas se desplazó a las estrellas de Hollywood, como Cary Grant, Elizabeth Taylor y Autrey Hepburn.

Desde ese entonces, las rosas han obtenido sus nombres de varias fuentes, desde personalidades públicas conocidas hasta sucesos de temporada:

  • Personajes famosos: Claude Monet y Babe Ruth
  • De la realeza: Diana, Princesa of Wales, y Queen Elizabeth
  • Presidentes: Mister Lincoln y Ronald Reagan
  • Primeras damas: Laura Bush y Hillary First Lady
  • Figuras notables de la fe: Billy Graham y el Papa Juan Pablo II
  • Sucesos: Amanecer y Kentucky Derby
  • Personalidades literarias: Jack Frost y la Cenicienta
  • Lugares: Big Apple y Dublín
  • Temporadas y el clima: Arctic Snow y Maytime
  • Animales: Gaviota y alas de mariposa

Algunas rosas tienen nombres genéricos, tales como Carefree Beauty o Avalanche. Los nombres genéricos generalmente dan una pista sobre la apariencia de la rosa o facilidad de crecimiento.
Desafortunadamente, los comerciantes dicen que las rosas que tienen nombre genérico no resultan ser tan memorables como las que tienen nombres como Barbara Bush o Lucille Ball.

Algunos cultivadores tienen ciertas rosas disponibles para comisiones privadas, permitiendo a gente como usted elegir el nombre oficial por un precio. Los precios varían, incluso llegan hasta $10.000 o más.

Shakespeare seguramente tuvo razón sobre las rosas: la fragancia sobrepasa el nombre. Pero es algo realmente divertido cultivar una rosa con el nombre de Cuddles, Hot Lips o Banana Split.