Consejos de seguridad para la leña

Consejos de seguridad para la leña

Nada calienta más que un fuego crepitante. Ya sea en una chimenea abierta, hoguera o una estufa que irradia calor, la leña aviva el fuego — y trae — recuerdos acogedores. Pero antes de que prenda el primer tronco de esta temporada de leña, tómese el tiempo para revisar los consejos de seguridad para la leña.

Problemas de plagas en la leña

A pesar de que los insectos pueden permanecer acurrucados en la leña haciendo una larga siesta de invierno, nunca aplique pesticidas para cortar la madera. Generalmente los productos de pesticidas solamente hacen que los insectos escarben más profundamente la madera. Además, si quema madera tratada con pesticidas, corre el riesgo de liberar esas sustancias químicas en su hogar. Para mayor información sobe cómo tratar la leña, lea más detalles sobre el almacenamiento y el proceso de envejecimiento.

Evite usar una cuerda peluda

Las lianas de la hiedra venenosa, que generalmente rodean a los árboles, tienen una consistencia leñosa que parece ideal para quemar. Si detecta una liana leñosa, peluda sobre la madera que ha comprado o cortado, seleccione el tronco afectado de la pila para quemar. No trate de sacar la liana y quemar el tronco, sin liana. Si deja pasar alguna raíz leñosa que contiene el aceite del veneno, corre riesgo de tener una erupción, incluso en sus pulmones, si respira ese humo.

Almacene en forma apropiada

Si planea almacenar la leña secada en su garaje o en un galpón al aire libre, asegúrese de que no haya ninguna fuente de ignición abierta en las cercanías. Esto incluye herramientas tales como afiladoras, linternas, o soldadoras. Aprenda más consejos para el almacenamiento y secado de leña.

Sólo comprar leña local

Muchas plagas o enfermedades invasivas que atacan a los árboles se desplazan en la leña, incluso los barrenadores esmeraldas, los escarabajos cornudos asiáticos, y miles de enfermedades de chancro. Siempre obtenga leña local para evitar importar plagas nuevas al área. La mayoría de los especialistas sugieren no trasladar la leña más de 50 millas (80 Km.).

Leña troncada por tormentas y de árboles derribados

Está bien secar y quemar madera troncada por tormentas siempre que no esté podrida, enferma o tratada con pesticidas.

Madera dura vs. madera blanda

La madera se divide en dos categorías: madera blanda (coníferas) y madera dura (árboles caducifolios). Generalmente la madera dura es más densa y más dura que la madera blanda, pero no en todos los casos. Las maderas duras y las maderas blandas se queman en formas diferentes.

Las diferentes maderas duras también generan distintas producciones de calor, que se mide en BTU (unidad térmica británica). Un mayor BTU significa que obtendrá más calor por volumen de leña.

Madera dura Madera blanda
Arde más con una llama baja, consistente Arde bien caliente y muy rápidamente con una llama alta
Produce más carbón encendido que libera calor radiante durante un largo período de tiempo Quemado rápido significa que el fuego debe ser cuidado más frecuentemente; el carbón se apaga rápidamente
Es más difícil encender Se enciende fácilmente, bueno para encender el fuego
Bueno para las estufas a leña Ideales para fogones o fogatas al aire libre

Leña secada

Para un mejor quemado, el contenido de humedad de la madera debe ser de casi 20 %. La leña secada adecuadamente arde en forma más segura y eficaz que la madera verde. Trate de conseguir los siguientes tipos de madera, que cuando son secadas adecuadamente, producen los mejores fuegos.

Madera dura Madera blanda
eucaliptus cedro
árboles frutales abeto
nogal americano cicuta
algarrobo pino
madroño secoya
arce
roble (todas los tipos)
nogal

Algunas maderas blandas, tales como los cedros rojos y algunos pinos poseen bolsas de humedad llenas con gas contenido que explota cuando se calienta. Las explosiones producen chispas, que son peligrosas en fogatas al aire libre al no contar con aislamiento apropiado.

Cuando la leña es secada adecuadamente, los siguientes árboles son buenas opciones para sacar leña, pero tienen algunos problemas a considerar:

Haya: arde muy caliente y mantiene el carbón duradero, pero puede derretir metal en las hogueras.

Algarrobo negro. arde durante largo tiempo y produce mucho calor con una llama de tamaño mediano, pero tiene espinas; tenga cuidado cuando lo manipule.

Olmo. algunas personas dicen que el humo apesta, duro de partir, produce un fuego que requiere de atención constante.

Mora. difícil de encender y produce gran cantidad de chispas, pero rico en energía como el roble.

Árboles a evitar para leña

También vale la pena tener en cuenta las siguientes maderas que tienden a ser duras de partir, incluso con una cortadora hidráulica: olmo americano, sicómoro, liquidámbar, pacana, alfóncigo, almendro, pomelo y eucalipto australiano.

El nogal americano, algunos robles y olivos pueden ser más fáciles de cortar con una ayuda mecánica, pero son duros de cortar a mano.