Secado de las hierbas de jardín

La mayoría de las hierbas de jardín adquieren el pico máximo de sabor durante el verano cuando el calor y el florecimiento potencian al máximo el contenido de aceite de las hojas. Es el mejor momento para cosechar y secar las hierbas frescas para utilizarlas en el futuro.

Corte las hierbas durante la mañana luego de que el rocío se haya secado. Coseche tallos largos, pero asegúrese de dejar algo de follaje en la planta para nutrirla. Si las hierbas están sucias, enjuáguelas con cuidado y despliéguelas sobre una bandeja o una criba para secarlas. Ate las hierbas en ramilletes asegurando la punta de los tallos con un cordel. Cuelgue los ramilletes con los tallos hacia arriba en un lugar cálido y seco donde la luz del sol no dé directamente. Si en la zona de secado hay polvo, coloque una bolsa de papel alrededor de cada ramillete.

Si desea cosechar semillas de hierbas como eneldo o cilantro, coloque una bolsa de papel sobre el tallo apenas empiezan a caer las primeras semillas. Corte los tallos y cuélguelos al revés. Las semillas caerán en la bolsa a medida que se sequen.

La mayoría de las hierbas se secan por completo en aproximadamente dos semanas (deben lucir hermosas y crujientes). Para preservarlas, desprenda las hojas de los tallos y almacénelas en tarros herméticos y etiquetados. Guarde los tarros en armarios oscuros.