Control de los ácaros araña

A los ácaros araña les gusta el calor y la sequedad, exactamente el clima que existe en muchos hogares durante el invierno o en exteriores bajo el calor del verano. Estos pequeños insectos parecidos a los arácnidos (relacionados estrechamente con las arañas) son casi invisibles para el ojo humano, pero, sin dudas, uno puede ver el daño que producen.

Los ácaros succionan los jugos de las hojas de las plantas de interiores, haciendo que adquieran un color amarillento, con un brillo plateado, y que a menudo se caigan. En el exterior, toda la copa de la planta adquiere una apariencia color bronce moteado antes de que las hojas se caigan. Los ácaros a menudo se congregan en la parte de abajo de las hojas y, en el caso de una infestación lo suficientemente grave, se pueden observar tejidos. Otra prueba para determinar si hay ácaros es sostener un papel banco debajo de una rama y sacudirla. Si ve caer pequeñas motas sobre el papel y después de unos segundos esas motitas empiezan a moverse, son ácaros.

A los ácaros araña les gustan las plantas con polvo, por lo que resulta útil pasar un paño húmedo a las hojas con frecuencia. Pero para emplear un método infalible, utilice un producto que controle los ácaros araña y que esté indicado en la etiqueta para ser usado en plantas de interiores.