6 Maneras de dar un empuje a sus rosas en primavera

6 Maneras de dar un empuje a sus rosas en primavera Como el invierno está a punto de culminar, las rosas se preparan para entrar en la época más aciva del año. Aunque tal vez no muestren signos externos de crecimiento, las raíces están en activo crecimiento y la savia comienza a subir a través de los tallos.

Los trabajos de cuidado y mantenimiento de rosas en primavera preparan el escenario para el espectáculo floral venidero. El cuidado de las rosas se inicia con sólo seis pasos sencillos.

1. Mantillo
Si usted vive en una de las zonas más frías, es probable que el otoño pasado haya apilado tierra o mantillo alrededor de la base de los rosales para protegerlos del invierno. A comienzos de la primavera en las regiones más calidas, alrededor de la época de las forsitias, comience a desparramar el montículo. No lo remueva totalmente, solo una parte. Finalice la tarea progresivamente en un período de dos a tres semanas. Sacar el montículo gradualmente le permite a las rosas ajustarse a los cambios de temperatura en la tierra que varían cuanta más exposición. También protege a los brotes que se encuentran aún bajo tierra desde la última helada.

En regiones más calidas, saque con cuidado todo el mantillo de invierno cuando las hojuelas empiecen a aparecer en los tallos. Para este momento, ya habrá pasado el peligro de heladas.

Cuando remueva el mantillo, distribuya la tierra alrededor de la base del rosal. En regiones donde no hay problemas de helada, aplique mantillo fresco en primavera. Trate de formar una capa de aproximadamente 2 a 3 pulgadas de espesor, teniendo cuidado de no cubrir la base de los tallos. La luz solar debe llegar a los tallos para fomentar el crecimiento.

El mantillo ayuda a la tierra a retener la humedad y evitar las malezas. Si cubre con mantillo de materiales orgánicos tales como abono con hongos, estiércol bien abonado, o harina de alfalfa, estos también alimentarán a los rosales mientras se descomponen.

2. Limpieza

Junte todas las hojas de rosas que estén en los maceteros o sujetas a los tallos. Esas hojas pueden albergar enfermedades. Destruya o deshágase de las hojas; no las use de abono.

3 Riego

Verifique si la tierra está húmeda. Esto es sumamente importante en regiones donde el invierno es frío pero sin lluvias o nieve. Mida la humedad cavando alrededor de 3 pulgadas y tomando un poco de tierra. Si está quebradiza, riéguela. Si aún hay bajas temperaturas hasta el punto de helada por la noche, riegue durante las horas más cálidas del día. Riegue lenta y profundamente.

4. Nutrición

El cuidado y la nutrición de los rosales en primavera estimulan el crecimiento temprano de temporada más la primera camada de flores. Aplique un fertilizante de rosas para los brotes en profusión. Si agregó abono en la base de los rosales, aún puede aplicar un fertilizante de rosas.

La fecha elegida es crucial para la nutrición en primavera. En regiones donde el frío perdura, no fertilice las rosas (con un mantillo de abono está bien) hasta que empiece el crecimiento, o de lo contrario, se arriesga a darle un empuje al crecimiento que puede ser exterminado por una helada tardía. Si una helada tardía liquida los tallos, no aplique ningún fertilizante hasta que se despleguen hojas nuevas. En regiones de inviernos no muy fríos, fertilice en febrero.

5. Rociado

Si luchó contra enfermedades fungales la temporada pasada, rocíe las rosas como parte de su plan de cuidado de rosas en primavera mientras están en reposo. Un rociado en reposo matará las esporas de antracnosis y moho presentes durante el invierno. Elegir una fecha adecuada es muy importante para este rociado. La mayoría de los rociados requieren de al menos 8 horas después de la aplicación sin temperaturas bajo cero o precipitación. Siga las instrucciones de la etiqueta cuidadosamente.

En dos semanas, usted puede hacer un seguimiento con un producto que ofrece protección sistemática para controlar una gran variedad de plagas.

6. Poda

La poda de rosas en primavera estimula el nuevo crecimiento y ayuda a que las plantas se recuperen del daño invernal. Aprenda más sobre poda.