Cuidado de las plantas cultivadas en maceteros en climas cálidos

El pleno verano puede ser una época de desafío para el cuidado de las plantas cultivadas en maceteros. El clima cálido hace que el riego se convierta en una tarea cotidiana; si se deja de regar una sola vez, es el final. El riego frecuente sólo hace que se escurran los nutrientes de la tierra de la maceta. Teniendo en cuenta este hecho, hemos reunido algunos consejos para simplificar la rutina del cuidado de las plantas cultivadas en macetas durante el verano:

Plantación en macetas. El trasplante a recipientes más grandes acrecentará el espacio para echar raíces y generará una reserva de humedad más extensa. Utilice tierra para macetas de buena calidad y considere añadir a la mezcla de tierra cristales para retener el agua.

Agrupe los recipientes. Los conjuntos no sólo lucen mejor sino que permiten que las macetas se den sombra unas a otras. Esto disminuye la cantidad de sol que reciben en sus lados y, en consecuencia, merma la evaporación y la pérdida innecesaria de agua.

Traslade los maceteros a ubicaciones más frescas.

Ubique los maceteros donde reciban algo de sombra durante las horas más calurosas del día. Por lo general, esto no disminuye su desempeño pero enfría las plantas y reduce la necesidad de riego. También es útil quitar los recipientes o trasladarlos lejos del pavimento caliente.

Coloque debajo bolsas o bandejas recolectoras. Esto permitirá que se vuelva a absorber el exceso de agua a través de los orificios de drenaje. Sólo asegúrese de que el agua no permanezca mucho tiempo en la bandeja. La tierra demasiado húmeda puede fomentar enfermedades en las raíces.

Riegue con eficacia. Cuando riegue, obtenga el mayor provecho asegurándose de que el cepellón está completamente húmedo. Esto podría requerir regar varias veces con la manguera.

Instale un sistema de riego por goteo. Los viveros y los centros de jardinería venden equipos de goteo diseñados específicamente para recipientes. Conecte el sistema a un controlador automático e incluso podrá regar mientras esté de vacaciones.

Fertilice con regularidad. Reemplace los nutrientes del suelo que se pierden aplicando regularmente un fertilizante completo.

Proteja las plantas de los insectos. Controle los insectos con un producto que según la etiqueta esté destinado para ser usado en plantas de interiores, siguiendo las indicaciones de la misma.