Introducción a la calabaza

A Squash PrimerCelebre el verano con sabores de la huerta de calabazas de verano: de cuello doblado, calabaza pattypan y calabacín. Estos prolíficos favoritos de temporada son muy sencillos de cultivar a partir de una semilla sembrada directamente en la tierra de jardín. Las calabazas de invierno crecen a la par de sus primos de verano, y su nombre se debe a la capacidad de almacenar agua durante el invierno.

Debido a que es una fuente nutritiva, la calabaza llena la mesa de valor nutritivo para enfrentar enfermedades gracias a la vitamina C, la fibra, los antioxidantes y el betacaroteno. La calabaza de invierno, en especial, desborda de herramientas para construir una buena salud.

La clave es el calor

El éxito con la calabaza está asegurado en tierra cálida. Las semillas necesitan una tierra de 70º F (21º C) para germinar. Tenga en cuenta cubrir la tierra con plástico negro a comienzos de la primavera para calentarla, pero no plante la calabaza hasta que hayan pasado todos los riesgos de helada. La calabaza es sensible a las heladas en ambos extremos del ciclo de crecimiento, los almácigos sucumben con facilidad a las olas de frío y las calabazas maduras se pueden dañar con una helada.

En el sur, retire las cubiertas plásticas negras antes de plantar para evitar el recalentamiento del suelo.

Plantación y fertilizantes

Siembre las semillas de calabaza en tierra cálida. Siembre tres semillas por montículo, dejando 18 pulgadas entre cada uno. O siembre las semillas con 6 pulgadas de separación por hilera. Cuando los almácigos tienen entre 2 y 3 pulgadas de alto, entresaque las plántulas a unas 12 (calabazas de verano) ó 18 (calabazas de invierno) pulgadas de distancia.

Las calabazas de invierno crecen vigorosamente, y las enredaderas sobrepasan todo lo que encuentran en su camino. Si es posible, plante las calabazas de invierno cerca del borde del jardín y dirija las enredaderas hacia el centro del jardín. Con el tiempo, las enredaderas que deambulan entre el césped le harán sombra a la hierba completamente, y esta de volverá amarilla antes de que finalice la temporada de crecimiento.

Añada abono orgánico a la tierra antes de plantar. Las enredaderas de calabaza por lo general no necesitan fertilizantes adicionales durante la temporada de crecimiento. Demasiado nitrógeno limita la producción. Si las hojas parecen estar pálidas, intente rociarlas con una emulsión de algas o pescado.

Cosecha

Con la calabaza de verano, coseche pequeñas cantidades con frecuencia. Corte los frutos con un cuchillo afilado, dejando parte del tallo en ellos. Con las calabazas de invierno, deje al menos 1 pulgada de los tallos en los frutos. Siga estas pautas para cosechar las calabazas:

Calabaza de verano amarilla. Recoja los tipos de calabaza de cuello recto de 4 a 5 pulgadas de alto cuando la piel está lo suficientemente fina como para consumirla. Las variedades de cuello doblado tienen una piel más gruesa. Coséchelas cuando tengan de 3 a 4 pulgadas.

Calabacín. Controle las enredaderas diariamente cuando comienzan a brotar los frutos. Recoja los frutos cuando son pequeños, de 4 a 5 pulgadas de alto. La calidad y cantidad tiende a disminuir después de las 4 a 6 semanas. Deje pasar un mes antes de la siguiente plantación para extender la cosecha.

Calabacín festoneado o calabaza pattypan. Recoja los frutos cuando son pequeños, de 2 a 3 pulgadas de ancho. Las enredaderas producen todo el verano.

Calabaza de invierno. El mantra para la cosecha de la calabaza e invierno es esperar, esperar, esperar. No coseche las calabazas de invierno hasta que los tallos comiencen a marchitarse y secarse o la piel esté dura como para no poder perforarla con la uña (los zapallos son una excepción ya que tienen piel suave). Coseche todos los frutos antes de la primera helada. La fruta que se hiela tiene una vida más corta de almacenamiento.

Cure las calabazas de invierno al sol durante 10 días. Si se pronostica helada, cubra las calabazas por la noche o colóquelas en un área protegida. El curado endurece la piel, lo cual es necesario para el almacenamiento durante el invierno. También son necesarios los tallos para un almacenamiento exitoso. Nunca transporte las calabazas de los tallos. Consuma primero las calabazas con tallos quebrados.

Las variedades de calabaza de invierno incluyen la calabaza bellota, la celidonia menor, la calabaza sidra , la calabaza tipo hubbard, la calabaza turban, la calabaza banana, la calabaza delicata y el zapallo. El sabor de las calabazas celidonia menor y sidra mejoran luego de unas semanas de almacenamiento; se deben consumir primero los otros tipos.