6 Razones para plantar semillas en esta primavera

6 Razones para plantar semillas en esta primaveraLa fiebre primaveral incita a impulsar el jardín de nuestros sueños. Cuando piense en los proyectos que llevará a cabo este año en su jardín, tenga en cuenta cambiar los trasplantes de viveros por plántulas caseras. ¿Por qué plantar sus propias semillas?

  1. Las semillas le garantizan la mejor selección. Los viveros venden una línea específica de productos. Si la planta que desea no se encuentra en la lista de productos que ellos comercializan, usted no puede comprarla. Siembre sus propias semillas; podrá escoger de una gran selección de hierbas, vegetales y flores y probar sabores y colores que tal vez no estén a la venta.
  2. Es fácil. La germinación de semillas es un abrir y cerrar de ojos: están genéticamente programadas para germinar. La parte más difícil, sin embargo, viene después ya que las plántulas deben ser cuidadas y mimadas después de la germinación.
  3. Ahorrará dinero. El precio por planta es muchísimo menor cuando planta sus propias semillas.
  4. Las semillas satisfacen el anhelo del jardín. Dispersar las semillas en el suelo puede calmar la fiebre primaveral, especialmente si las está plantando y aún afuera arremolina la nieve.
  5. Puede obtener cosechas anticipadas. Si pone en práctica algunos trucos según la época del año, podrá sembrar las plántulas más temprano, lo cual significa que estará disfrutando de un festín mientras que los otros jardineros todavía están esperando que su cosecha madure.
  6. Evite multitudes. Cuando siembre sus propias plántulas, evita la locura de compra primaveral en los viveros.

Sea inteligente al plantar semillas

Cuando plante semillas, preste especial atención a la profundidad. Algunas semillas necesitan luz para germinar, otras requieren de completa oscuridad. Siga cuidadosamente las instrucciones de los sobres de semillas. La germinación requiere de un suelo caliente: 65 a 75° F. Coloque las semillas en un recipiente cálido o use una almohadilla térmica especializada.

El desafío más grande al plantar semillas es lograr la transición exitosa de plántulas muy pequeñas a trasplantes saludables. Las plántulas requieren de mucho cuidado y mimos. Son super mañosas en cuanto al riego, no pueden pasar ni un día sin agua o morirán. Si planea viajar, busque una persona que se encargue del riego o no plante semillas.

Las plántulas requieren de luz intensa (mucho mayor a la que proveen las ventanas en los dos tercios del norte del país), y además pueden fácilmente contraer una enfermedad. Como las plántulas están a punto de debutar en la Grandeza del Lugar, tienen que ser endurecidas, es decir, gradualmente aclimatadas a condiciones de crecimiento al aire libre. Para obtener mayor información sobre las instrucciones paso a paso en cuanto al endurecimiento de plántulas, haga clic aquí.

Para los principiantes de plantaciones de semillas, todos estos detalles pueden ser apabullantes. La forma más segura de lograr el éxito es comenzar de a poquito: siembre solamente algunos tipos de semillas. Mientras las plántulas crecen, también lo hará su experiencia.

Tiempo perfecto

Un error común es plantar las semillas demasiado pronto. La mayoría de las plántulas están listas para salir al exterior de cuatro a seis semanas después de su plantación. Si las planta demasiado temprano, usted terminará teniéndolas en el interior, y dando origen a plántulas desgarbadas.

Para calcular la fecha correcta de siembra, averigüe cuándo fue la fecha media de la última helada. Consulte con el servicio de extensión cooperativo, o pregúnteles a jardineros experimentados en su vecindario, o averigüe en su vivero local.

Una vez que sepa la fecha de la última helada, lea las indicaciones del sobre de semillas.

  • Puede decir, “Plante las semillas de 6 a 8 semanas antes de la fecha de la última helada”. Si este es el caso, cuente hacia atrás de 6 a 8 semanas desde la fecha de la última helada y plante sus semillas.
  • Si el sobre de semillas dice, “Las semillas germinan de 7 a 9 días”, agregue de 5 a 7 semanas a ese número para llegar a la suma de 6 a 8 semanas. Cuente hacia atrás de 6 a 8 semanas desde la fecha de la última helada y plante las semillas.