6 Atractivas suculentas de interior

Para tener una bella planta con muchas hojas, no puede cometer errores con las suculentas. Estas resistentes plantas de interior exhiben un color duradero y un encanto que requiere poco cuidado. Para tener una planta fuerte que sume un interés arquitectónico a los ambientes interiores, pruebe con una de estas variedades destacadas.

Aprenda más sobre el cultivo de las suculentas.

Aloe vera

Aloe vera (Aloe vera)

Ampliamente conocida como planta medicinal o para quemaduras, este aloe es bien recibido en los hogares, no solo por su belleza, sino también por sus propiedades curativas. La savia viscosa alivia quemaduras, sean por calor o sol, y también cicatriza rasguños. Originario del noreste de África, estas suculentas crecen lentamente y sin complicaciones. Cuando la maceta esté llena, cambie de maceta los retoños que crecen al lado de la planta madre.

Tamaño de la planta: de 1 a 2 pies (de 30 a 60 cm) de alto y de ancho.

Luz:: luz intensa indirecta en todas las estaciones, excepto en invierno; proporcione sol directo en invierno. Si saca las plantas al aire libre en verano, protéjalas del sol directo para evitar que las hojas se quemen.

Humedad: mantenga una tierra ligeramente húmeda desde la primavera hasta el otoño. Permita que la tierra esté algo seca en el invierno, pero no que se seque por completo.

Planta cebra

Planta cebra (Haworthia fasciata)

Esta bonita y pequeña planta no ocupa mucho lugar y necesita aún menos cuidado. Es la suculenta ideal para las vidas ajetreadas. Provenientes de Sudáfrica, las plantas se asientan en la tierra y adoptan una forma agradable, con hojas que muestran llamativas franjas blancas horizontales. Utilice una maceta poco profunda; las raíces no crecen profundamente en la tierra. Cambie de maceta cada 12 a 24 meses con una mezcla fresca para macetas, porque las plantas desechan las raíces viejas para que crezcan las nuevas.

Tamaño de la planta: de 5 a 6 pulgadas (de 13 a 15 cm) de alto y de ancho.

Luz: cerca de una ventana luminosa, orientada hacia el sur; sea cuidadoso al exponer las plantas al sol directo, que puede hacer que las hojas se marchiten.

Humedad: deje que la tierra casi se seque entre riegos.

Planta panda

Planta panda (Kalanchoe tomentosa)

Es difícil no tocar esta suculenta de tallo erguido. Las hojas tienen pequeñas pelusas blancas que crean una sensación de vellosidad. Algunos llaman “orejas de gato” a esta planta originaria de Madagascar. Los bordes de las hojas tienen pelusas color rojo oscuro. Las plantas crecen en el aire seco de los hogares calefaccionados en el invierno.

Tamaño de la planta: de 12 a 18 pulgadas (de 30 a 45 cm) de alto y de ancho.

Luz: intensa e indirecta.

Humedad: permita que la pulgada superior (2.5 cm) de tierra se seque entre riegos; en invierno, solo riegue lo necesario como para las hojas no se marchiten.

Sanseveria nido de aves

Sansevieria nido de aves (Sansevieria trifasciata ‘Hahnii’)

Esta belleza con forma de nido es una mutación de una planta que se encontró en Nueva Orleáns el siglo pasado. Las curtidas hojas tienen tonos de verde y verde claro plateados, y están dispuestas en espiral, formando una copa. Las plantas brotan libremente, llenando las macetas con retoños de la planta madre. Corte los retoños libres para volver a colocarlos en macetas. Esta suculenta prefiere el aire seco, pero no le gustan las corrientes ni estar cerca de conductos de calor. Las plantas toleran condiciones de cultivo difíciles; esta es la mejor suculenta para los lugares con poca luz.

Tamaño de la planta: 12 pulgadas (30 cm) de alto y de ancho.

Luz: tolera recibir muy poca luz.

Humedad: permita que la pulgada superior de tierra se seque entre riegos, evite salpicar agua en el centro de las plantas.

Palma cola de caballo

Palma cola de caballo (Beaucarnea recurvata)

Esta original planta se confunde normalmente con un palmera, pero, en realidad, es una semisuculenta, prima de la yuca. Originaria del desierto mexicano, la palma cola de caballo soporta con facilidad las secas viviendas invernales. La dilatada base del tallo almacena agua; las gruesas hojas curtidas resisten la deshidratación. Mantenga limpias las hojas para un mejor crecimiento. Esta es la suculenta indicada para cultivar si, de vez en cuando, tiende a olvidarse de regar. Si las puntas de las hojas toman un color marrón, el riego es excesivo o escaso. De crecimiento lento, esta llamativa planta rara vez necesita cambio de maceta; manténgala en la maceta para que crezca mejor.

Tamaño de la planta: hasta ocho pies (2.5 m) en recipientes.

Luz: desde uz intensa a sol pleno y directo.

Humedad: permita que la tierra se seque entre riegos; en invierno, riegue solo lo suficiente para evitar que la tierra se seque por completo.

Cadena de perlas

Cadena de perlas (Senecio rowleyanus)

Tendrá un tema de conversación cuando agregue una cadena de perlas a su hogar. Esta planta se asemeja más a un cordón de arvejas, con sus pequeñas cuentas verdes dispuestas a lo largo de tallos colgantes. Originarias del sudoeste de África, las plantas soportan con facilidad los secos hogares invernales. Esta suculenta crece rápidamente. Comience con una planta pequeña; pronto tendrá una maceta llena de tallos colgantes. Para lograr el mejor resultado, exhíbala en una canasta que cuelgue.

Tamaño de la planta: los tallos cuelgan de dos a tres pies (de 60 a 90 cm); si son demasiado largos, córtelos y clave los extremos dentro de la maceta, para que echen raíces y creen una planta más gruesa.

Luz: luz intensa; el sol levemente directo, pero no constante, es adecuado.

Humedad: permita que la tierra se seque por completo entre riegos; en invierno, riegue solo lo suficiente para evitar que la tierra se seque por completo.