10 Pasos para lograr el éxito con plántulas

10 Pasos para lograr el éxito con plántulasUsted puede plantar sus propias semillas para ahorrar dinero. O, tal vez, desee sembrar una variedad de planta que, por lo general, no está a la venta como trasplante. Cualquiera sea la razón, hacer plantas de semillas es definitivamente posible, sin importar qué experiencia tiene en el jardín. Domine lo esencial y descubrirá que plantar sus propias plántulas es un pasatiempo gratificable.

1. Seleccione un recipiente.
Los recipientes para plantar semillas deben estar limpios y medir al menos 2 a 3 pulgadas de profundidad con orificios de drenaje. Las opciones son recipientes de plástico, envases de célula, macetas de turba, envases plásticos de yogur, diario e incluso cáscaras de huevo. Puede comprar un kit para plantación de semillas de principiante, pero no invierta mucho hasta que no esté seguro de que sembrará semillas todos los años. Si planta semillas en recipientes pequeños, deberá traspasar las plántulas a recipientes más grandes una vez que cuenten con el primer conjunto de hojas verdaderas. Tenga en cuenta que los semilleros y recipientes ocupan lugar; por lo tanto, asegurese de que cuente con suficiente espacio para todas las plántulas que va a sembrar.

2. Comience con el suelo.
Siembre las semillas en una mezcla para plantas de semillero estéril, en paquete. No use la tierra del jardín. Humedezca el suelo con agua tibia antes de llenar los recipientes con semillas.

3. Controle nuevamente la profundidad de la plantación.
Siembre las semillas a la profundidad indicada en el sobre. La regla general es cubrir las semillas con tierra 3 veces la parte más ancha de ellas, pero asegúrese de leer cuidadosamente las instrucciones sobre plantación que figuran en el sobre. Algunas semillas, incluso las plantas de lechuga y conejitos, necesitan luz para germinar y deben plantarse sobre la superficie del suelo. Después de sembrar las semillas, use un rociador para humedecer el suelo nuevamente.

4. Riéguelas cuidadosamente.
Siempre use agua a temperatura ambiente cuando riegue las plántulas. Deje que el agua clorada repose toda la noche para que el cloro se disipe. No use agua descalcificada. Es importante mantener el suelo continuamente humedecido, pero sin mucha agua ya que fomenta las enfermedades. Evite salpicar agua a las hojas. La mejor manera de evitar esto, así como el riego excesivo, es sumergir el recipiente en agua y dejar que la tierra absorba la humedad según sea necesario. Algunos kits para plantas de semilleros proveen una esterilla inclinada que conduce el agua desde un depósito hasta las raíces secas. Esto es probablemente el mejor método para regar las plántulas. Haga lo que haga, siempre riéguelas. De lo contrario, las matará.

5. Humedezcalas en forma consistente.
Cubra el recipiente para que la humedad quede atrapada allí. Los sistemas de plantación de semilleros generalmente traen una cubierta. También puede usar una bolsa o envoltorio plástico. Retire las cubiertas una vez que se vean los brotes.

6. Mantenga la temperatura del suelo.
Las semillas necesitan calor para germinar: suelo cálido, no aire caliente. La mayoría de las semillas germinan a 78° F. Una almohadilla térmica sumegible en la raíz mantiene al suelo a una temperatura constante. Alternativamente, usted puede ubicar las bandejas semilleros sobre la heladera u otro equipo que genere calor hasta que las semillas broten. Después de la germinación, la temperatura del aire debe ser menor a 70° F. Las plántulas pueden soportar una temperatura de aire hasta 50° F, siempre que la temperatura del suelo sea entre 65° y 70° F.

7. Alimente a sus plántulas.
Agregue fertilizante luego de que sus plántulas cuenten con la segunda serie de hojas verdaderas aplicando una solución de concentración media una vez por semana. Luego de cuatro semanas, aplique fertilizante de alta concentración cada 15 días hasta realizar el trasplante.

8. Provea suficiente luz.
Una luz inadecuada genera plántulas altas y delgadas. En localidades del sur, probablemente crezcan plántulas bajas y fornidas en una ventana resplandeciente que da hacia el sur. En los dos tercios del norte del país, incluso una ventana que da hacia el sur no tiene suficiente luz para producir plántulas altas y delgadas. Lo ideal sería que las plántulas reciban entre 14 y 16 horas de luz directa para un crecimiento óptimo y saludable. Una señal de que la luz es insuficiente es cuando las plántulas comienzan a torcerse hacia la ventana. Aunque usted pueda corregir esa postura dando vuelta los recipientes, el problema es que una vez que los tallos se alargan, no vuelven a acortarse. Cuando use luz artificial, use un soporte de iluminación para plantas o elija bombillas fluorescentes de espectro total. Cuelgue las luces 2 o 3 pulgadas sobre las plántulas.

9. Haga circular el aire.
La circulación del aire evita las enfermedades y ayuda a desarrollar tallos fuertes. Coloque un ventilador cerca de las plántulas para lograr un movimiento de aire. Evite que la ráfaga de viento no no afecte directamente a las plántulas.

10. Endurezca las plántulas antes de transplantarlas
Antes de plantarlas afuera, las plántulas necesitan aclimatarse a su nuevo —y más severo—ambiente. Este proceso se llama “endurecimiento”. Haga clic aquí para obtener más información.