Growing Tomatoes and Peppers in ContainersNo necesita un gran jardín para cultivar tomates y pimientos deliciosos. Estas hortalizas amantes del sol crecen con fuerza en macetas, y aun así producen sabores exquisitos. Mejor aún, cuando se cultivan en macetas, estos favoritos del verano maduran más rápido que sus primos cultivados en tierra.

Elija una maceta

Tendrá más éxito con una maceta de al menos 15 pulgadas de ancho y profundidad. Cuánto más grande sea el recipiente para pimientos y tomates, mejor. Las macetas de madera, pasta o terracota no calientan la tierra como las de plástico. Si utiliza una de terracota, elija una glaseada, que evite la evaporación del agua por los costados.

Con las macetas de plástico, evite los colores oscuros, ya que absorben la luz del sol, que calienta la tierra y cocina las raíces. Medio barril de whisky funciona bien para pimientos y tomates en maceta, así como los recipientes de 5 galones.

Independientemente de lo que utilice, su recipiente necesita orificios de drenaje. Coloque las macetas sobre ladrillos u otro apoyo para mejorar el drenaje.

Utilice tierra de buena calidad

En un recipiente, las raíces de la planta sólo reciben lo usted les da. Proporcione una base fértil, con una mezcla de tierra para maceta embolsada combinada con partes iguales de abono orgánico o humus de lombriz. Tenga en cuenta que puede añadir un fertilizante para tomates o un suplemento de calcio a la tierra. El calcio es fundamental para obtener tomates y pimientos saludables, ya que ayuda a que la fruta madure con éxito. La mayoría de los fertilizantes contienen calcio. También puede utilizar fertilizante para tomates para los pimientos.

No llene las macetas con tierra hasta el borde; deje un margen de 1 a 2 pulgadas para el mantillo. Utilice pepitas de corteza, virutas de corteza, abono orgánico o arpillera para crear el mantillo de la tierra. El mantillo reduce la pérdida de humedad de la tierra y ayuda a disminuir la temperatura de la tierra. Si cultiva los tomates y pimientos a pleno sol en un pasillo o patio caluroso, agrupe juntas las macetas de las hortalizas y/o las flores para aislar las raíces del tomate o el pimiento.

Plante profundamente

Introduzca profundamente los almácigos en la maceta, cubriendo con tierra la mayor parte del tallo expuesto. Con los tomates, retire las hojas más bajas y entierre es parte del tallo. Las raíces saldrán donde estaban las hojas. No pode las flores de las plantas, pueden producir un cultivo temprano.

Las macetas grandes harán parecer minúsculas a las semillitas, pero en cuatro semanas las plantas llenarán el recipiente. Coloque tutores al momento de plantar. Un simple tutor de madera o un tipi de tutores brindarán apoyo a los tomates reliquia o indeterminados cuando ate las enredaderas al apoyo. Una jaula tradicional para tomates funciona bien con pimientos y tomates arbustos (determinados).

Riegue bien y fertilice

Mantenga la tierra húmeda sistemáticamente. A comienzos del verano, regará con menos frecuencia porque las raíces no habrán llenado la maceta. A medida que la planta crece y el calor del verano aumenta, deberá regar las macetas diariamente. Asegúrese de que el agua empape la tierra y no solo que se filtre por el diminuto espacio que se forma entre la tierra seca y la maceta.

Los tomates y pimientos en maceta necesitan más fertilizante que las plantas en tierra. Cada vez que riega, lava un poco de fertilizante de la tierra, por lo tanto debe reemplazarlo a lo largo de toda la temporada de crecimiento. Agregue fertilizante a las plantas cada 10 días. Cada tres o cuatro semanas, rocíe las hojas con un fertilizante para el follaje, tal como emulsión de alga kelp o pescado.