Una de las áreas más inhóspitas de su jardín también es la más visible: la franja de vereda. Este lugar seco, compacto, pisoteado ofrece un ambiente hostil, pero con las plantas adecuadas, usted puede convertir este páramo en un hermoso paraíso. Elija plantas que conserven el agua, de poco mantenimiento, y la transformación botánica le ahorrará tiempo (menos cortadora de pasto) y dinero (menos necesidad de agua), y hará más atractivos los bordes de su casa.

Aprenda más detalles sobre diseñar un jardín en las franja de vereda.

Para saber qué plantas soportan las condiciones adversas de la franja de vereda, siga leyendo.

Atributos de las plantas exitosas para franjas de veredas

Para diseñar un área de plantas en la franja de vereda, se requiere de plantas que no necesiten mucho cuidado con una constitución resistente. Estas plantas deben mostrar una acentuada belleza, junto con las siguientes características.

  • Tolerante a la sequía
  • Estatura baja (debajo de las 36 pulgadas)
  • Poco mantenimiento (poca poda necesaria)
  • No delicada en cuanto al suelo
  • Robusta y capaz de adaptarse al ambiente hostil
  • Perenne (no requieren de reemplazo frecuente)
    Comience con el jardín de su vereda considerando algunas de estas plantas que nunca mueren.

Amsonia hubrichtii

Amsonia Arkansas (Amsonia hubrichtii)
Esta planta perenne resistente a los ciervos presenta una fuerte atracción en las tres temporadas con flores azules en primavera, un follaje de textura suave en verano y un color dorado asombroso en otoño. Zonas USDA 4–10.

Tamaño: 2–3 pies de alto y ancho
Consejo de crecimiento: Después de la floración, corte los tallos de 6–8 pulgadas para alentar plantas tupidas, con buena ramificación.

Festuca azul

Festuca azul (Festuca ovina glauca “Elijah Blue”)
Este pasto ornamental compacto forma grupos prolijos de follaje azul-verde. Vainas doradas aparecen en verano. Zonas USDA: 5–11.

Tamaño: 6–18 pulgadas de alto por 6–9 pulgadas de ancho.
Consejo de crecimiento: Este encanto combina bien con flores púrpuras y follaje plateado. Colóquelo bien apiñado para formar un cubresuelo.

Indigo silvestre azul

Indigo silvestre azul (Baptisia australis)
Los brotes de las flores azules lavanda abren desde fines de la primavera hasta comienzos del verano sobre el follaje azul-azulado. Vainas oscuras ofrecen gran atracción invernal. Zonas USDA 3–10.

Tamaño: 3–4 pies de alto y ancho
Consejo de crecimiento: Las plantas emergen a fines de la primavera. Marque el lugar para que no se perturbe la corona.

Lavanda inglesa

Lavanda inglesa (Lavandula angustifolia “Espliego”)
Las varas de flores bien púrpuras aparecen por encima del follaje gris plateado. Las plantas son resistentes a ciervos y conejos. Tanto las flores como el follaje tienen un aroma bien parecido a lavanda. Zonas USDA 5–11.

Tamaño: 12–18 pulgadas de alto y ancho
Consejos de crecimiento: Use grava para el mantillo, especialmente en regiones con veranos húmedos. La lavanda prefiere un suelo con escasa fertilidad.

Lino de Nueva Zelanda

Lino de Nueva Zelanda (Phormium tenax)
Esta planta nativa de Nueva Zelanda tiene hojas muy atractivas con bordes o rayas en una variedad de tonos; incluyendo rosado, púrpura, rojo o naranja. Busque variedades de hojas borgoña-púrpura o doradas. Zonas USDA 9–11; raíces que sobreviven en Zonas USDA 7–8 en lugares protegidos.

Tamaño: 1–6 pies de alto por 1–3 pies de ancho. Consiga las clases enanas en regiones donde las plantas sean resistentes.
Consejo de crecimiento: Variedades diferentes ofrecen distintos grados de resistencia al invierno. Consulte con los viveros locales para saber qué opciones sobrevivirán al invierno en su región.

Festuca arizónica

Festuca arizónica (Sporobolus heterolepis)
Este pasto nativo forma montículos arqueados de follaje esmeralda que se bruñe en dorado cuando finaliza el otoño. Las flores tienen el aroma de caramelo; las vainas abren y dejan caer sus semillas. Zonas USDA 3–10.

Tamaño: 2–3 pies de alto y ancho
Consejo de crecimiento: Este pasto se naturaliza lentamente y forma montículos que se propagan pero no da semilla. Los pájaros engullen las semillas, especialmente los juncos y gorriones.

Equinacea purpúrea

Equinacea purpúrea (Echinacea purpurea)
Pétalos rosados rodean los centros cónicos irisados. Las plantas producen sus propias semillas y se distribuyen para formar un montículo agradable. Busque nuevas variedades con flores de distintas tonalidades, incluyendo naranja, dorado y color frambuesa. Zonas USDA 3–11.

Tamaño: 24–36 pulgadas de alto por 18–24 pulgadas de ancho
Consejo de crecimiento: A fines del verano, no corte las flores marchitas y permita que las cabezas de las semillas maduren. Las semillas atraen a los jilgueros y cardenales.

Salvia rosa

Salvia rosa (Perovskia atriplicifolia)
Flores púrpuras flotan entre las hojas plateadas como helecho aromático desde mediados del verano hasta el otoño. El efecto en el jardín es de un aspecto etéreo. Las plantas con flores púrpuras o Susana de los ojos negros forman una agradable combinación. Zonas USDA 5–11.

Tamaño: 36–60 pulgadas de alto por 24–48 pulgadas de ancho
Consejo de crecimiento: Corte los tallos dos tercios al comienzo de la primavera para estimular plantas bien ramificadas.